Desde respeto siempre hemos tenido al Árbol como fundamento principal de nuestro proyecto político. Consideramos al hombre inseparable de los bosques, del entorno natural. Decimos que no somos otra cosa que tierra que camina. Es fundamental que desde cualquier espacio del estado nos planteemos y brindemos al cuidado del ambiente. Los árboles son uno de los principales actores para el buen vivir y la dignidad de la tierra, nos brindan el aire puro, el alimento y el cobijo, en fin son los protectores de todo el ecosistema.

Desde que entramos al concejo deliberativo, nos abocamos a estudiar las ordenanzas anteriores que rigen las normativas de la ciudad en cuanto a la forestación, arbolado urbano, campañas de concientización, entre otras. En este sentido, nuestro primer proyecto al asumir, Nueva Vida Nuevo Arbol, propone la plantación de un árbol por cada niño nacido en la ciudad.

Meses después, propusimos la creación del Consejo de Protección del Arbolado Público de la ciudad (Ordenanza N.º 230/17), una herramienta que nos permitió trabajar entre los distintos bloques, el ejcutivos y otros espacios que están involucrados en el arbolado público para emitir dictámenes como la lista de especies recomendadas para arbolado urbano (Ordenanza N°558) y recientemente sobre la responsabilidad sobre el arbolado público (Expediente 25.492).

arboles Fotos Cortesía Luciana Gonzales

Rio Cuarto, en su territorio periurbano y en especial en la zona agrícola ganadera está totalmente deforestado, arrasadas por un modelo productivo que roba a la tierra sus nutrientes, su cultura y su felicidad. Este mono cultivo y mono cultura, se traduce en ausencia de especies arbóreas en las veredas, convirtiendo a la ciudad en una gran mancha de cemento en el centro y un desierto de tierra en los barrios. Además, esta monocultura eurocéntrica se traduce en la incorporación de especies foráneas tanto en la vía publica como en los patios de las casas; en desmedro de las especies nativas que han evolucionado en este ambiente desde hace miles de años y cohexistido con los asentamientos humanos.

Una idea monotemática, un paisaje único, liso y verde, que sin monte y sin diversidad carcome el inconsciente y legitima el despropósito del desmonte con sus ya sabidas consecuencias de desertificación, inundaciones, contaminación y degradación de la cultura. Consideramos que si bien en los últimos años se han realizado esfuerzos legislativos para enmendar el desmonte de la ciudad y del periurbano esto no se ve reflejado en las calles de la ciudad donde el calor, el viento y el polvo siguen ganando la pulseada.

Crear una nueva cultura política significa retomar, entre otras cosas, el contacto con la tierra, fuente de la vida y del alimento de todos. Por eso acompañaremos e impulsaremos todas las acciones que, tendientes a ese fin, nos ayuden a crear redes de información, formación, pero sobre todo de concreción de acciones que pongan a los seres vivos en el centro de la escena, su cuidado, crecimiento y los beneficios múltiples que nos brindan. El paradigma ecológico además de ser valioso teóricamente, necesita ser valorado e implementado desde las Políticas Públicas, fomentando la formación, la conciencia, la relación en armonía del hombre con la naturaleza. En este sentido, continuaremos trabajando con pasión y compromiso.

La responsabilidad sobre el arbolado es de todos, un árbol es como un niño al que hay que amarlo para que crezca sano y fuerte, para que su sombra sea para quien la necesite en el momento que la necesite. Todos tenemos que ser responsables y es el estado el protagonista con mayor responsabilidad en las nuevas forestaciones, en el cuidado de las misma y sobre todo en la concientización a través del ejemplo.

Mientras aquí celebramos la aprobación del Expediente 25.492, la provincia aún no actualiza el mapa de ordenamiento territorial como lo exige la Ley N 26.331 mediante un proceso participativo y el gobierno nacional asigna al Fondo para el Enriquecimiento y Conservación de los Bosques Nativos apenas un 6,58% de los 8700 millones que corresponden por Ley para el año en curso.

Esperamos esta ordenanza acompañe las acciones del ejecutivo de ahora en adelante garantizando el derecho a un ambiente y que su implementación no esté sesgada por intereses económicos y mezquinos.