Este lunes se llevó adelante la audiencia pública por la construcción de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Asimilables. El aviso de proyecto omitió la información técnica sobre los impactos socio-ambientales y económicos derivados de la actividad de la planta lo que impidió determinar la viabilidad del proyecto, sus efectos y medidas de mitigación. Tampoco se pudo conocer la capacidad de recupero de residuos de la planta, y la consiguiente reducción de los volúmenes que finalmente serán enterrados, pese a ser esa la principal finalidad de esta obra. La Defensoría del Pueblo solicitó un cuarto intermedio que no fue tomado en cuenta.

La audiencia pública contó con 11 expositores entre ellos la Defensoría del Pueblo, el Ing. y consultor ambiental Eduardo Raffo, la asamblea Río Cuarto sin Agrotóxicos, docentes, funcionarios municipales del oficialismo y la oposición y representantes de la Mesa Socio Ambiental de la UNRC integrada por cooperativas de recuperadores, investigadores y organizaciones socioterritoriales.

Por parte de la empresa COTRECO (responsable de la ejecución de la obra), expuso el Ing. Fernando Cámara quien abrió la audiencia explicando detalles de la obra, el equipamiento de la planta y los impactos derivados exclusivamente de la construcción.
Finalizó su exposición aseverando que “no hay aspectos negativos en esta etapa, muy por el contrario, se evalúan aspectos positivos fundamentalmente por la reducción de volúmenes a disponer en el predio”. Sin embargo, cuando se le preguntó sobre la capacidad de recupero de residuos de la planta, es decir qué porcentaje de basura podrá ser reducido concretamente, el ingeniero no supo responder, argumentando que ese dato dependerá de los programas que lleve adelante el municipio. El municipio por su parte, evadió la respuesta ante los medios y la duda sobre la efectividad de la planta quedó en suspenso.

huerta Foto de Redacción La Tinta en Municipio de Río Cuarto y Cotreco, los socios de la mega planta de reciclado fantasma.

Un aviso de proyecto incompleto y un consiguiente pedido de nulidad

Por su parte, la Defensoría del Pueblo advirtió sobre la falta de información detallada sobre aspectos técnicos en el aviso de proyecto de la planta que son fundamentales para determinar la viabilidad de la misma y los efectos sobre el ambiente. Según detallaron desde la Defensoría el aviso de proyecto no especifica los siguientes datos: el procedimiento para la separación de aquellos residuos considerados recuperables, el tratamiento que recibirán y el lugar para su disposición, cómo realizarán el vertido de efluentes producto de la separación y lavado de residuos, qué se hará con los residuos peligrosos presentes en la bolsas domiciliarias, cómo será la gestión y tratamiento de los líquidos lixiviados cuyo principal impacto es contaminación del suelo y de las aguas subterráneas o superficiales, cuál es la matriz de análisis de impacto y las medidas de mitigación, el detalle de un Programa de Monitoreo Ambiental y otro de respuesta a contingencias.

“La inexistencia de todos estos datos en el aviso de proyecto presentado por la empresa, es motivo suficiente para hacer un planteo de nulidad de la audiencia”, solicitaron finalmente desde la Defensoría.

En representación de la Asamblea Río Cuarto sin Agrotóxicos, la abogada Lucía de Carlos remarcó también las inconsistencias en el aviso de proyecto: “no se ha establecido una línea de base, por lo tanto no se puede saber con qué grado de contaminación se comienza a construir y verificar, a lo largo de la actividad de la planta, con qué niveles se termina”. Agregó que no están previstos planes de remediación ni tampoco de contingencias que pudieran sucederse durante el desarrollo de las actividades ni al cierre de la misma. Asimismo remarcó la necesidad de trabajar en una política de separación de los residuos en origen que contemple la actividad de los recuperadores informales para quienes los residuos son fundamentales para el desarrollo de sus actividades laborales. “La basura es el sustento de mucha gente, con la separación en origen se mantiene el trabajo de los recuperadores y se es más eficiente ambientalmente. Celebramos la iniciativa de que se esté pensando en propuestas de reciclaje pero se debe mejorar el proyecto y trabajarlo como un asunto de políticas públicas”, dijo De Carlos.

Altos costos e impactos ambientales y sociales negativos

Por su parte el Ing. y consultor ambiental Eduardo Raffo explicó, a partir de su experiencia en la supervisión de plantas similares en otros puntos del país, que en el 95 % de las plantas cuando el residuo llega sin previa separación domiciliaria, la recuperación de materiales reciclables promedio es del 5%, mientras que el resto de los residuos termina en el enterramiento sanitario. El impacto ambiental de este tipo de plantas es totalmente negativo: en promedio la densidad de los residuos sólidos urbanos es de 100 kilos por metro cúbico cuando salen a la calle. El camión compactador aumenta la densidad hasta levarla a 300 kilos y llega a 700 kilos por metro cúbico al llegar al enterramiento. Si el mismo residuo se pasa por la planta vuelve a 100 kilos. Esto significa que se aumenta tres veces el volumen del residuo a transportar desde la planta a la playa de descarga. A todo esto hay que sumarle equipamiento adicional, el consumo de combustible y gastos de lubricantes.

“Hay que evaluar la huella de carbono que significa poner en funcionamiento estas plantas”, agregó.

Respecto a la venta de los materiales recuperados, valiéndose de los estudios presentados por la empresa Azcoitia de San Nicolás (Bs. As), el ingeniero sostuvo que el ingreso por venta es tres veces menor que el costo de funcionamiento de la planta lo que implica una pérdida enorme para el municipio. En muchos casos, agrego, el material recuperado termina acopiado y sin venderse debido a los costos del flete necesario para su traslado a las industrias. Asimismo, el especialista sostuvo que esta planta tampoco resuelve el problema social de los recuperadores urbanos, ya que puede ocupar aproximadamente a 80 trabajadores mientras que en Río Cuarto existen alrededor de 500 familias vinculadas a la recuperación informal de la basura. Las condiciones de trabajo adentro de estas plantas, dijo, en general son insalubres con altos riesgos de contraer múltiples enfermedades infectocontagiosas. La planta, advirtió finalmente, “no resuelve los problemas ambientales, sociales y económicos” y sugirió reasignar el dinero de su construcción en apoyo a las cooperativas de recuperadores mejorando su logística de recolección, acopio etc., ampliar y mejorar la instalación de puntos verdes, promover composteras comunitarias y empezar a trabajar en la concientización y separación domiciliaria.

huerta

La ilusión de una planta sin gestión integral de los RSU

Por su parte, el Subsecretario de Desarrollo Social Pablo Bertea planteó una visión hiperoptimista, expresando que la planta colocaría a la ciudad a la vanguardia en materia de gestión de residuos. Sostuvo que la planta dará trabajo a una cantidad importante de recuperadores urbanos. Durante su exposición, se explayó principalmente sobre las acciones realizadas durante su gestión, en particular la reciente inauguración de una planta experimental de Pet, la puesta en marcha de un registro único de recuperadores urbanos y disponibilidad de puntos verdes en distintas zonas de la ciudad.

También tomó la palabra el Sr. Manuel Campos, docente del nivel medio y encargado de la planta experimental de Pet, quien se refirió a esa experiencia en marcha. “Buscamos valorizar el pet para que los recuperadores lo puedan reciclar” y agrego que prevén realizan tres actividades distintas con el material recuperado: enfardado para la venta, molido para la manufactura de ladrillos ecológicos e hilado para la producción de sogas.
Respecto del tema a tratar en la audiencia pública, Campos expresó que la planta de tratamiento de residuos que prevé construir la empresa COTRECO es una “ilusión”. Valoró las inquietudes, dudas y críticas planteadas por los expositores que lo precedieron, ya que constituyen “avisos para estar atentos” y velar para que se proceda correctamente. Remarcó que es necesario comenzar a concientizar a la ciudadanía respecto del valor potencial de la basura, así como reconocer el trabajo preexistente de los recuperadores urbanos quienes históricamente vienen reciclando en la ciudad.

huerta

Más allá de las críticas, una propuesta: Destinos Sustentables de gestión cooperativa

Por su parte, Juan Muzzolon en representación de las organizaciones que integran la Mesa Socio Ambienta de la UNRC, entre ellas cooperativas y recuperadores urbanos, expresó mediante un escrito colectivo que “las familias que se encuentran afectadas a la recolección diferenciada vienen insistiendo en la necesidad de avanzar hacia una gestión integral de los residuos con una matriz social y ambiental en la ciudad. Se trata de un trabajo preexistente que llevan adelante de manera informal familias en condiciones de vulnerabilidad y que no está siendo reconocido por el municipio en el proceso de gestión de los residuos, pese se a que reduce significativamente los volúmenes que finalmente terminan en el enterramiento municipal”.

Su exposición hizo hincapié en tres puntos: la escasa sino nula confiabilidad en la empresa Cotreco y el tipo de Planta que se prevé construir; la tendencia a la monopolización de los residuos sólidos urbanos (RSU) en manos de la empresa Cotreco y la consiguiente preocupación de los recuperadores (organizados e independientes) sobre el acceso a los RSU y la presentación de una propuesta de gestión de los residuos, con matriz social y ambiental.

En relación a la tendencia monopólica de los residuos en manos de COTRECO y a la incidencia de la municipalidad como responsable del esquema general de la basura, expresó que el municipio no ha determinado cuál será la participación de los recuperadores urbanos en este nuevo esquema, quedando poco claro y no garantizado su derecho a usufructo de los residuos, que son la principal fuente de trabajo y sustento familiar de los recuperadores informales. “Cotreco cobra un canon mensual desde julio de 2017 por una planta que todavía no empezó a construir y para la cual no cuenta con un Informe de Impacto Ambiental aprobado. Las cooperativas y recuperadores independientes continúan trabajando en pésimas condiciones ambientales y sociales, sin apoyo del Estado”, señalo el secretario de la Coop. Todo Sirve.

“el monto que cobró Cotreco por reajuste en el mes de agosto ($490.000), equivale a todo lo invertido en máquinas y equipos por la Cooperativa Todo Sirve, en lo que va del año 2014 hasta la fecha” agregó.

Como cierre de su exposición, Muzzolon comentó que el sector viene trabajando en una propuesta que resulta complementaria a la Planta de Pet de reciente creación municipal. Proponen desafectar a los “grandes generadores de residuos” de la recolección diferenciada e incentivarlos a contribuir en el desarrollo de Centros de Transferencia o Destinos Sustentables gestionados por recuperadores organizados. Para que esta iniciativa, que ya se viene realizando con éxito en otros lugares del país, sea factible se necesita que el Estado reasigne partidas presupuestarias que permitan generar condiciones de trabajo dignas (infraestructura, maquinaria, condiciones de higiene y seguridad para las y los trabajadores) y garantice el traspaso de los residuos de los grandes generadores a los Destinos Sustentables.

huerta

Incumplimientos y situación contractual y económica de la empresa COTRECO

La última exposición estuvo a cargo de la vocal del Tribunal de Cuentas del partido Respeto Julia Pereyra quien hizo referencia a las imprecisiones y errores del contrato firmado entre el municipio y cotreco donde se establece el pago de 200.000 pesos por mes a la empresa desde julio del 2017 para la construcción de la planta sin haber sido sometida a la evaluación de impacto ambiental y por lo tanto al día de la fecha sin construir. “El municipio le ha pagado a cotreco 5 millones de pesos por una planta que no tiene por ahora licencia ambiental y por lo tanto permiso legal para ser construida. A esto se le suma que la empresa está bajo concurso preventivo lo cual es causal automática de rescisión de contrato, es decir que formalmente la empresa hoy opera en la ciudad sin relación contractual”, agregó.

A esta situación económica crítica en la que se encuentra la empresa, se le suma: 44 embargos, la cesión a un fideicomiso de las cobranzas relacionadas con la municipalidad para eludir estos embargos, presunta evasión impositiva, emisión de 1767 cheques sin fondo y deuda municipal sobre comercio e industria por 585.000 pesos. Además, en enero del 2018 el municipio de Resistencia rescindió el contrato porque la empresa no cumplió con la construcción de la planta, lo mismo en Santo Tomé debido a incumplimientos en la ejecución de sus tareas. “Pese a todos estos antecedentes, la gestión municipal de nuestra ciudad sigue sosteniendo a la empresa y dejando en sus manos la construcción de la planta”, expresó la vocal y concluyó que “un proyecto de gestión social de los residuos implica que las cooperativas de trabajo, los recuperadores urbanos y recicladores organizados sean partícipes de todo el ciclo de gestión de los residuos con decisión sobre los fondos públicos para su funcionamiento y sobre los recursos generados por los residuos recuperados”.

Para más información:
Separación en orígen como alternativa al fracaso de la gestión de la higiene urbana. en nuestra WEB
Municipio de Río Cuarto y Cotreco, los socios de la mega planta de reciclado fantasma. Redacción La Tinta.