La Casa escuela El Caracol es un espacio de construcción y formación en bioconstrucción, que busca promover y acompañar la conformación de grupos/colectivos de vecinos organizados para que de manera autogestionada puedan resolver su derecho al hábitat digno, a través de sistemas constructivos alternativos a los convencionales (que siguen los principios de la bioconstrucción), y que resultan más sustentables desde el punto de vista económico, ambiental y social. A través de un sistema de ayudas mutuas construimos viviendas a partir de los principios de Acceso a la tierra y el hábitat digno como derechos, participación, autogestión colectiva de los recursos del Estado, procesos de cooperativismo y trabajo digno


Casa escuela Caracol abarca proyectos de vivienda digna a partir de la construcción natural con elementos de la naturaleza, reciclados y de manera armónica con el entorno. Pensamos e ideamos propuestas con energías y tecnologías alternativas para el diseño de una ciudad ambientalmente en equilibrio y donde las mismas personas puedan aprender a construirse su vivienda.

Desde que llegamos al concejo deliberante, nos propusimos trabajar tanto en las normativas como en acciones directas. Un eje importante del partido lo construye el cuidado de los recursos naturales, el derecho a una vivienda digna, el derecho a elegir de la forma que queremos habitar esta ciudad.
En este sentido La bioconstrucción cumple un rol muy importante; comenzamos ayudando en la construcción de una habitación de una vivienda muy precaria en el barrio avenida argentina (http://respeto.org.ar/2016/12/26/casadebarro/), y luego avanzamos en la construcción de un salón comunitario de usos múltiples en el mismo barrio. Sin embargo sin una normativa que regule o habilite este tipo de construcción, mucha gente no se animaba a optar por ella sumado a algunos mitos que están instalados sobre la construcción con barro.
A mediados del año pasado presentamos un proyecto de ordenanza para que se incorpore en el código de planeamiento a la construcción natural como una alternativa a la construcción convencional por las diversas ventajas que tiene. Menor impacto ambiental, mayor aislamiento térmico lo que se transforma en un menor uso de energía para enfriar o calefaccionar según la estación, bajo costo, reutilización y reciclado de materiales, entre otras.
Este proyecto se trabajó en conjunto con el colegio de arquitectos que nos dio su apoyo y en base a una ordenanza que se presentó en la localidad de villa del dique. Finalmente, en septiembre del año pasado el concejo deliberante aprobó el proyecto de forma tal que ahora es totalmente legal realizar este tipo de construcción.

En las imágenes se puede ver parte del proceso de construcción del salón comunitario que mencionamos

Ordenanza aprobada sobre construcción en tierra cruda (barro) Aquí

horneros

horneros

horneros

horneros

horneros